Cruzando el puente peatonal Queen Emma !

26 Nov

En plan de pasear, conocer y además apreciar las mejores obras artísticas y arquitectónicas que nos tiene nuestro planeta tierra, esta vez nos fuimos cerquita y ,en Curazao, nos conseguimos con el Puente Queen Emma.

Situado en  Willemstad, capital de esta pequeña isla caribeña, hablamos de un puente flotante que conecta los barrios de Otrabanda y Punda, el casco antiguos de la ciudad. Afectuosamente se le denomina el “Swinging Old Lady”, su construcción es sencilla, consiste en un pavimento de tablas sobre una estructura de madera soportada por barcos, la peculiaridad, es que los barcos se mueven permitiendo que barcos grandes salgan de la bahía de Santa Ana. Cuando el puente se abre, se coloca casi paralelo a la costa del lado de Otrabanda.

#DatoCurioso — > El Queen Emma es uno de los más antiguos que se conservan dentro de la tipología de puente flotante.

Su diseño único respondió a una necesidad, las líneas de costa a ambos lados se encontraban repletas de edificaciones y un puente tradicional hubiese destruido muchas estructuras. Cuando el puente original de 6,1m de ancho se mueve, es impulsado por vapor desde el año 1888 en que se completó su construcción.

En 1938, para acomodar el puente al creciente tráfico de barcos, el puente original se reemplazó por uno de mayor longitud. Para remediar la congestión, se comenzó a construir el puente Queen Juliana, que se elevaría 56,37 metros sobre el nivel del mar, convirtiéndose en el puente más alto del Caribe y uno de los más altos del mundo. Cuando el puente Queen Juliana se abrió oficialmente en 1974, el Queen Emma se cerró definitivamente al tráfico rodado.

Hoy en día el Queen Emma es una atracción turística, tanto para pasear por él, como para contemplar cómo se abre para permitir el paso de grandes trasantlánticos, cargueros, etc, que realizan su entrada en el puerto a través de la bahía de Santa Ana. En las noches el puente se llena de colores dejando unos hermosos reflejos en el agua que lo rodea.

#DatoCurioso —> El puente tenía peajes a ambos lados: dos céntimos para peatones con zapatos, diez céntimos para caballos, y más tarde 25 céntimos para cada coche, pero muchos de los peatones se quitaban los zapatos para cruzar el puente, así que el peaje acabó eliminándose.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: